Melancolia? quizas…

Caminaba hoy de vuelta de mi trabajo nocturno en la universidad, en el Lab. de Computación de derecho cuando me fije particularmente en una pareja besándose en la gran plaza donde antes estaba la “llama de la libertad”. Es algo común ver eso pues cada vez que paso por ahí en las noches hay varias parejas sentadas en las bancas pero esta pareja tenia algo muy especial.

Sonara raro, no conocía a ninguno de los dos pero no pude dejar de mirarlos. No se, creo que tenían una química especial, de esas que solo algunas parejas demuestran cada vez que están juntos. Ni siquiera me acerque, solo los mire a los lejos; no me detuve, solo caminaba lento para verlos mejor.

Ya arriba de la micro pensaba en como seria dar un beso profundo, no en el sentido que sea “con lengua” sino dar un beso de tal manera que puedas hacer sentir todo tu amor y cariño a quien recibe el beso. Estuve todo el viaje pensando en eso, aunque a ratos me quedaba dormido pero al cerrar los ojos veía a esa pareja en la Plaza Bulnes y me veía a mi besándola a ella, tratando de entender como puedo llegar hasta hacerla sentir en la piel todo ese amor que tengo dentro de mi.

Hace tiempo que no me detenía en observar eso, mucho menos que me llegara tan cerca, mucho menos en estas circunstancias donde nuevamente la mariposa esta revoloteando mi estomago y mi corazón de a poco comienza a latir por amor… algo que había olvidado hace un año pero que ahora ha vuelto a andar la maquina…

…solo espero que todo no sea en vano… (o que vuelva a perder la cabeza)

Anuncios

Another day in the paradise

Es el titulo de una canción de Phill Collins pero su titulo refleja lo que viví ayer por la tarde.

Tuve el placer de compartir una tarde con una chica que conocí por fotolog hace bastante tiempo… pero que solo ayer pudimos concretar el dichoso encuentro… aunque hacia unos días atrás habíamos compartido unas cervezas con algunos amigos de ella.

Esta vez llegue a su pensión y traje unos rollos de Sushi para el almuerzo. Me quedaron muy ricos y a ella le gustaron mucho. Entre trocito y trocito de Sushi conversamos de muchas cosas de su vida, un poco de la mía y trivialidades varias. De ahí a su pieza a una sesión de fotos y conversaciones varias…

Mientras estaba con ella me pasaba algo muy especial, algo que nunca me había pasado frente a una mujer, ni siquiera frente a las que le tengo un cariño especial… Mientras conversábamos se formo un ambiente especial, un espacio donde me sentia casi en el paraiso… donde nadie podía molestar ni mucho menos arruinar ese instante, donde solamente la miraba y me daba una sensación de tranquilidad, de paz…

Fue un momento muy especial, nunca me había pasado eso ni nunca me había imaginado que alguna vez me pasaría. Son esos instantes en que solamente disfrutas el momento y te dejas llevar por lo que pasa. Ya al regresar a casa me di cuenta de ese momento, unos minutos en donde pude sentir por primera vez que puedo tocar el cielo y volver a la tierra sin necesidad de hacer cosas inútiles…..