Cariños (o como entender mi forma de ver a las personas)

IMG_20180125_071124-01

Mis 37 años de vida han sido llenos de buenos momentos y otros no tanto, quizás tenga mas pero mas me quedo con aquellas caídas que al final se transformaron en oportunidades para ser mejor, esas que te dejan enseñanzas aunque se me haya hecho mierda el corazón o el alma, porque finalmente como buenos seres humanos lo que mas nos queda son aquellas cosas que se logran por el sufrimiento, sea por dedicación o a cuesta de un error.

De todos esos momentos siempre me he quedado con la compañía de aquellos que fueron apoyo en ese momento sea de forma directa o indirecta, sean actuales amigos u otros que quedaron en el camino, porque fueron momentos en que necesitaba de una mano y la recibí con creces de ellos. Y por eso (y por otras cosas mas) la base de mi vida parte por el “cariño” que es algo que no solo parte de la confianza o del solo hecho de ser “amig@s” sino que puede partir por algo tan simple como compartir una conversación trivial por largas horas y que jamás vuelvas a ver a esa persona. Son momentos que quedan guardados en mi ya gastado disco duro pero que de vez en cuando flotan de la nada y caigo en el flashback de ese momento que fue único y que jamás se repetirá, pero si se puede recordar o continuar.

Si el “cariño” fuese mi indicador de amistad, sí que tendría un millón de amigos, pero no es así, muchos de ellos ya no tengo contacto o solo compartimos comentarios vía Facebook. En ese sentido amistad es una cosa y el cariño es otra, pues la amistad se mantiene por varios factores pero el cariño es algo único que lo lleva la persona, sin importar si sea amig@, cercano, familiar o incluso gente que no me agrada o que en al actualidad no tenga buena relación.

Mi cosmovisión de la vida parte del punto en que uno abre su conocimiento y corazón frente a momentos y personas claves, que a pesar de tener mucho animo y no complicarme al momento de tener que conversar con gente, cuando se genera un feeling especial con el otro/a comienzo a hablar de temas mas profundos y a veces personales. Por algo no a todos (incluso a mis amigos) les cuento de mi vida pues cada uno tiene un pedazo de mi vida gracias a la confianza y al cariño generado, y lo que siempre he pensado: el día que se reúnan varios de mis amigos (de distintos ámbitos y ambientes) y conversen de mi vida de seguro entre todos lograran armar el puzzle de mi camino en esta vida.

Por lo anterior, muchas personas tiene mi cariño por diversos motivos: porque dentro de una conversación abrí mi corazón y conté muchas cosas de mi vida, por ser quien escucho sus problemas frente a varios temas (triviales o personales), por entablar una conversación por horas donde hablamos de todo, porque ese “feeling” se ha mantenido a pesar del tiempo, y un largo etc. Mi cariño se queda con la persona mas allá de toda circunstancia, mas allá si sea amig@ en la actualidad o en el pasado, mas allá de tener una buena o mala relación, mas allá de que no quiera saber nada de mi persona, mas allá de cualquier situación puntual ese cariño que le puedo tener a esa persona, sea en mayor o menor grado, siempre estará y surgirá en cada momento donde se vuelva a generar la instancia del encuentro.

Actualmente siento que he entregado harto cariño y quienes lo han recibido siento su agradecimiento y respeto, pues es parte del momento que vivo, donde hay mas espacio para dejarse llevar y sorprender que planificar y estructurarse a un modelo de vida.

Anuncios

Creencias

En qué momento deje de creer en mí fuerza de voluntad?

En qué momento me deje llevar por los recuerdos, dejando de lado mi presente y mi futuro?

En qué momento deje el camino que llevaba para caer en el precipicio de la angustia y la ansiedad?

En qué momento deje de creer en mí mismo? Sigue leyendo

Lección aprendida

Mi semana se resume en estas dos imágenes.

Entre el lunes y el jueves aprendí algo nuevo cada día, sin quererlo ni sin buscarlo, cosa que el viernes aplique todo lo aprendido. Ese día lo espere con ansias pero ya llegado el momento fue una simplemente un relajo pues converse todo lo que quería decir y se llego al momento donde había que dejar cerrado todo espacio de dudas sobre mis sentimientos y sensaciones. Había que cerrar un círculo del que yo finalmente transforme en una espiral, pero gracias a aclarar muchas cosas dentro de mi finalmente decidí cerrar todo para comenzar de nuevo mi camino, esta vez centrado en lo las importante: mi felicidad, seguir disfrutando de lo que tengo a mi alrededor, seguir abriéndome nuevos espacios y que mi pequeña vea a su padre feliz.

Hay que retomar la senda, hay que seguir por ese pedregoso camino, a veces difícil y otras algo más ligero, pues nada en la vida es fácil, y por lo mismo superando cada dificultad con entereza y empeño el resultado será mucho más que satisfactorio!

La Persistencia de la Memoria

Ya a mis 36 años me puedo dar el tiempo para ir al monte más alto para mirar todo a mi alrededor y pensar en todo lo realizado, lo bueno y lo malo, lo logrado y lo todavía no alcanzado, mirar el pasado para saber cómo seguir construyendo mi futuro. Bueno, no es algo que se priva a mi edad, todos lo podemos hacer en cualquier momento, solo se requiere de algo tan básico pero a la vez muy preciado en especial cuando los años se nos vienen encima: tener buena memoria. Sigue leyendo

El baúl de los recuerdos… en mis sueños

Esta mañana al despertar, ademas de sentir a mi hija acurrucada durmiendo a mi lado, tuve una extraña sensación, de esas en que pasas de un momento de la vida a otro en un segundo, un salto cuántico donde en un segundo pasas de una realidad a otra pero que dejan huellas en el pensamiento. Esto solo pasa por una cosa: un sonar intenso, vivo, del que eras parte de ese momento hasta que simplemente… despiertas! Sigue leyendo

2014 – 2015

20140313_114109Mi 2014 se resume en esta foto, por algo este año que se va para mi tiene nombre de mujer. Comenzó con todas las ganas de tener a mi hija en mis brazos y en marzo lo pude cumplir (la foto es del 11, el día después de su nacimiento). Cada día que estoy con ella la tomo en brazos pues siempre quisiera tenerla allí, conmigo, con nosotros…

En lo laboral comenzó bien ordenado, ya con el cambio de gobierno se desordeno el gallinero y comenzaron los problemas. A mediados de año ya quería tirar la esponja y solo estar con mi nueva familia, mi propia familia… pero tal como alguien dijo “después de la lluvia siempre vuelve a brillar el sol” y así fue, termino el año muy bien evaluado y con todo el power necesario para enfrentar un 2015 que se viene lleno de desafíos y de consolidación en mis responsabilidades.

A pesar de que mi año ha sido excelente, alrededor mio la sensación es distinta y de cierta forma uno se identifica y hace causa común al respecto, unas cosas mas que otras, pero como somos seres sociables igualmente afecta en el sentir colectivo. Es por ello que este fin de año, en medio de los abrazos, haré algo muy especial que nos contó un compañero de pega que lo hace con su familia y amigos.

Que necesitas?

  • Lapices.
  • Trozos de papeles pequeños.
  • Encendedor o fosforos.
  • Un recipiente que soporte el fuego (y no haga daño al resto).

Que hay que hacer?

  • Tomas un trozo de papel y con un lápiz escribes todo lo malo que sucedió en el 2014. Si son muchas cosas usas los papeles necesarios (sin irse al extremo tampoco).
  • Se colocan dentro del recipiente.
  • Cuando sean las 12 y en medio de los abrazos se encienden los papeles del recipiente para que todo lo malo del año anterior no vuelva a ocurrir en el nuevo año.

Consideraciones:

  • Como es un ejercicio personal, hay que escribir lo que uno considero malo del 2014 y que te haya afectado (no vale escribir que no hay paz en el mundo u otras cosas a no ser que te haya afectado profundamente).

En lo personal ocupare varios papeles… y la idea es que eso se pueda superar y que el 2015 lo comience con las mejores vibras!!!