Reencanto

Se acaba una semana como pocas, intensa en lo laboral y en lo personal, Fue una muy buena semana, donde ya me siento reencantado conmigo, pues en algún momento sentí que había perdido mi rumbo… Pero así como uno reconoce sus errores se debe buscar la forma de enmendarlo.

He sacado lecciones, reconocido errores, aceptando realidades y construyendo nuevos rumbos, fijando nuevos objetivos en el horizonte y sobre todo dejando ser yo, soltando ataduras y dejando que lo que piense o sienta sea el conductor de todo lo que vendrá. Será bueno o no? Eso solo el tiempo lo dirá, así cómo fue mi lección de esa semana: “todo esfuerzo tendrá buenos frutos después… Quizás se demore pero cuando menos lo piensas te darás cuenta”.

Tiempos

Hay tiempo para pensar

Tiempo para actuar

Tiempo para cumplir con tus responsabilidades

Tiempo para pasarlo bien

Tiempo para amar

Tiempo para disfrutar

Tiempo para ser feliz…

Muchas veces depende de nosotros hacernos el tiempo para muchas cosas, pero cuando el tiempo se comparte con el de otro no siempre logran coincidir, a no ser que puedan lograr compartir su tiempo… No todos tenemos los mismos tiempos, o quisiéramos que el tiempo del otro sea igual que el nuestro… 

Mi gran lección este año es saber cuáles son mis tiempos y como eso finalmente influye en el del resto. Si no se mis tiempos o no los tengo definidos, difícilmente podre adaptar o complementar a los demás, pues cuando decides compartirlo buscas que el resto también lo haga. Y si resulta, en especial cuando el tiempo es con esa persona especial, se crea el complemento perfecto, ese en que dos tiempos se hacen uno.

Mi segundo 14 de Febrero junto al amor de mi vida

20130124_173635

 

Cuando pase mi primer 14 de febrero en pareja fue una sensación bien extraña, a pesar de saber que regalarle fue difícil convencerme el concentrar en un día el hacer cosas para demostrarle todo el amor que el demuestro todos los días, pero bueno, entre entender la lógica de este día, leer un interesante articulo al respecto y conocer sus detalles (algo que se aprende mirando, no preguntando a su mama, hermana o mejor amiga) me di cuenta que no tengo que planificar el mejor día del mundo para hacer cada especial el Día de San Valentin. Sigue leyendo

Primer desafío: Regular mi consumo de azúcar

Uno de los grandes desafíos asumidos dentro de mi autocampaña para enfrentar este próximo verano es regular mi consumo de azúcar. Mas que buscar dejar de lado 100% su consumo prefiero reemplazar su uso en ciertos casos y en otros regular su ingesta. Por ello no implica dejar de consumir azúcar, para nada. Solo consumirla cuando lo estime conveniente.
Esto no es a base de ninguna dieta ni recomendación nutricional (espero que eso no lo lea mi madre xD) sino apoyándome en el hecho de “comer algo en exceso siempre hace mal, el consumo moderado siempre es lo mejor” Y como soy una persona sana, sin una tendencia clara a engordar y con hábitos alimenticios algo definidos, con moderar el consumo de mis alimentos (respetando variedad y dando mayor importancia a algunos que a otros) debería alcanzar un peso acorde a mi condición física.
Uno de los productos que mas consumo es el azúcar: tomo en promedio 5 tazas de té al día en la pega el cual considera 2 cucharadas de azúcar cada taza. Revisando esta página leo que mi ingesta (10 cucharaditas diarias) está dentro de la media pero si le sumo un vaso de Coca-Cola se me va a las pailas la cantidad necesaria diaria (350cc de Coca-Cola contiene 9.8 cucharaditas de azúcar mientras que la ingesta diaria debe ser entre aproximadamente 11 cucharaditas).
Como todavía quiero seguir comiendo pasteles y dulces (en su justa medida) probé reemplazar el azúcar del té con Sucralosa con bastante éxito. ¿Por qué Sucralosa y no Sacarina? Porque el sabor de la Sucralosa es más dulce (y agradable a mi gusto) que la Sacarina (la encuentro amarga). Primero comencé a echarle 1 cucharadita de azúcar y 1 de Sucralosa (para acostumbrarme al nuevo sabor). En algunas ocasiones alternaba con 2 de Sucralosa (pastillas) y la encontraba algo desabrida… pero a medida que tomaba té mi paladar se acostumbro mas y rápidamente al sabor de la Sucralosa, lo que me dejo bastante satisfecho. Por ahora ya reemplacé el azúcar en el té ocupando solamente Sucralosa para endulzarlo.
Primer desafío: Superado!!!!!!

Por un verano sin polera!!!

Me imagino que al leer el titulo se imaginarán de que se trata este escrito… si es así borren cualquier pensamiento que los haré aterrizar!
Hace 8 meses atrás mantenía una actividad física razonable: iba en bicicleta al trabajo (Santiago Centro a Providencia, 25 minutos diarios ida y vuelta), jugaba 2 veces a la semana a la pelota (como arquero), algunos días caminaba del trabajo al departamento (una hora y cuarto de caminata vespertina) y de vez en cuanto me animaba a hacer ejercicios con mancuernas y abdominales. A medida que llegaba el verano y las vacaciones me puse algo flojo, algunos días no salía en bicicleta por el exceso calor pero mantuve los partidos y aumente las caminatas. Con la llegada de Marzo prefería jugar a la pelota y deje de lado las caminatas y la bicicleta (privilegiando llegar más temprano al departamento para estar con mi pareja).
En Abril fue extremo: cambio de depto. a La Cisterna y de trabajo a San Miguel. Posibilidad de ir en bicicleta: NULA (no tengo ciclovías y es un desafío arriesgado irme por la Gran Avenida), casi no jugaba fútbol ya que se desintegro el equipo y solo jugaba en algunos partidos como invitado, y ni hablar de caminar del trabajo al depto. (bien inseguro).
Por ello ya no estoy en buen estado físico pero hubo algo que hizo darme cuenta que no estoy bien: El martes pasado jugué a la pelota como defensa (1 hora) y termine cansadísimo… al punto que ya estaba “dando la hora” a la media hora. Ayer Martes volví a jugar como arquero y me di cuenta al trotar que sentía un dolor extraño en mis pies, especialmente en la articulación que une la pierna con el píe. Mi diagnostico? Sentía el mayor peso de mi cuerpo en esa articulación. Cuando camino no se nota pero al hacer más fuerza (correr, saltar, trotar) siento el peso… y es realmente desagradable.
Esto me llevo hoy a ponerme en campaña para bajar la prominente panza que tengo y de cuidar mejor mi peso. Cuando me realizaron el chequeo médico previo a la contratación en mi nuevo trabajo obtuvieron estos antecedentes:
Altura: 1.78cm
Peso: 79kg.
Esto no es malo pero podría ser mejor. Por ello comienzo esta cruzada con la ayuda de mi amada María José, leyendo los excelentes consejos de las chicas del blog Sin Sufrir, y aplicando mucha voluntad: Mas cuidado con mis porciones de comida (no dejar de comer, disminuir mis porciones y jugar con la variedad), mas actividad deportiva y algunos sacrificios… (pero NO voy a cambiar las bebidas por bebidas light).

Esta será mi bitácora de avances, donde comentare mis resultados y aventuras, para cumplir el sueño de “por un verano sin polera” xD!