La Dieta del Amor

image

La felicidad no es un sentimiento que nace por un momento y muere allí, es una sensación que se genera por la acumulación de muchas cosas buenas. Es una construcción que en este caso involucra a los tres pero quien asumió el mayor esfuerzo fue la Coté en algo que quienes conocen la alergia alimentaria lo llaman “la dieta del amor”.

Cuando fue detectada la alergia alimentaria a Emilia, a los pocos meses de vida a través de una deposición con sangre se me vino a la cabeza todo el esfuerzo y sacrificio que tenían Pancho y María Paz por su hija (y mi ahijada) María Catalina, lo que paso mi primo Rodrigo y Soledad con la Fernanda; casos cercanos que se me hicieron propios al asumir la condición de Emilia. Un periodo muy difícil ya que ella estaba muy irritable y demandante, porque tenía mucho dolor en su guata y por lo mismo pasar por un proceso de limpieza a través de comida que no le hiciera daño. Si, ella solo tomaba pechuga pero a través de ella se le traspasan las proteínas de los alimentos que consume la Coté.

La alergia alimentaria se refiere a una condición en la cual la proteína o componente de un alimento genera una reacción estomacal que genera mucho dolor y en casos extremos irritación, que se demuestra en las deposiciones con sangre. Es lo mismo que sucede con la alergia en la piel pero dentro del cuerpo. Lo malo es que puede ser cualquier alimento, no necesariamente la proteína de la leche de la vaca (que esta en leches, carnes, mantequillas y todo alimento que posea un componente lácteo en su elaboración) por lo que el proceso de probar alimentos debe partir de cero, desde lo mas básico y de cierta forma de alimentos que no posean una intervención en su proceso.

“La Dieta del Amor” hace referencia a eso, a dejar de comer lo habitual y adoptar una dieta especial para que, al momento de dar lactancia materna no traspasar esas proteínas y componentes que afectan la alergia alimentaria. Por lo mismo la Coté redujo su comida a casi nada para probar alimentos cada cierto tiempo (entre 5 y 10 días). Emilia tiene reacciones tardías, o sea si hoy come algo que le cae mal recién al tercer día reacciona su estómago con dolor por lo que no era llegar, probar y esperar.

Los primeros meses fueron complejos, comprando alimentos que nunca en la vida pensamos que serían de uso diario como la Yuca, el Pavo sin marinar, el trigo sarraceno y la carne de Wagyu (que no se alcanzo a probar). Con lo anterior se sumaron remedios homeopaticos, visitas a especialistas y mucha conversación social y familiar sobre el tema, además de jugarnos por cambiar de especialista y por ende de tratamiento pues no notábamos avances lo que en la actualidad podemos decir que fue lo mejor. En ese proceso además se cambió la leche elemental que se le daba a Emilia (que solo se podía comprar en un solo lugar de Chile, en Providencia, cuyo valor es de $37.500) a otra que se puede comprar en farmacias y que vale $10.000 menos.

Fue un poco mas de 5 meses donde María José probo estos alimentos, de los cuales 3 meses solo consumió Yuca y Pavo sin marinar. ¿Se imaginan consumir lo mismo, todos los días, sin posibilidad de cambiar el menú por 3 meses? Solo podía tomar como extra té negro (normal) con sucralosa liquida (las pastillas están cubiertas con lactosa) y agua sin ningún tipo de colorante ni acompañante. Es difícil imaginarse en esa situación hasta que la vives y te das cuenta que el esfuerzo que realizas se ve recompensado cada dia cuando ves a tu hija que paso buena noche, que no pase con ataques de cólicos y sobre todo no ver trazas de sabre en sus deposiciones.

En el último mes y medio se logró integrar otros alimentos como el trigo y sus derivados (Cuscus, pastas a base solo de harina y agua), Espinacas y Limón, se disminuyo la lactancia materna reemplazando por el relleno y cambiando algunos hábitos de Emilia. Ya mas estable se le comenzó a dar compotas de Manzana cocida y papilla de Yuca y Pavo sin marinar… hasta que llegó el minuto en que Emilia podía depender de esta alimentación sin necesidad de recibir leche materna.

Uno como padre ve el cambiar la lactancia materna por el relleno como un paso donde la mujer se siente con mayor independencia pero no es así. La mayor demostración de lazo y apego entre madre e hij@ es la lactancia materna pues la madre no solo entrega leche, además entrega amor, calidez, protección, contención e incluso diversión, mientras que el/la bebe recibe todo eso y mucho mas.

Hoy la Coté cumple una semana de haber “destetado” a Emilia. Hoy ella puede comer de todo y créanme que, aunque lo ha disfrutado mucho no ha sido fácil. Emilia a veces busca la pechuga y la Coté desea poder dársela para recordar ese momento tan intimo entre ambas. Pero independiente de esa sensación que ella tiene yo siento una profunda admiración por María José pues no todas las mujeres aguantan esta dieta, no todas sienten el apoyo que les brinda su pareja o su familia, no todas terminan de buena forma este proceso.

Yo escribo la experiencia de ella, conozco muchas otras de amigas y parejas de amigos que de a poco son mas comunes de lo que uno cree. Pero para mi ella vale oro, reafirma el inmenso amor que siento y me reafirma que tengo la fuerza, el valor, la convicción de que ella es mi mujer y quiero que estemos juntos por el resto de nuestras vidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s