Distancia y soledad

Un hecho importante en mi vida fue el tener un bien inmueble. Nunca pensé que éste sería el departamento donde nací y crecí, lugar lleno de recuerdos y que de cierta forma formó mi personalidad. Lo que nunca pensé fue que el estar aquí sería similar a vivir en Siberia.


Cuando se presentó la oportunidad de comprar mi actual departamento no lo dude dos veces pues sería un bien que a futuro puedo disponer como quisiera (claro, después de pagar por 20 años al banco). Un lugar no solo lleno de recuerdos sino que además en buen estado, que ha aguantado con éxito 2 terremotos, con buena conectividad en vehículo y cercano al metro, y más encima cerca de la pega. Un lugar que desde el primer momento lo consideraba como puntapié inicial para, mas adelante, tener otro hogar para el futuro de nuestros hijos.

Si, el lugar es sólido, espacioso y en un barrio en general tranquilo pero cuando llega un hijo a la vida hace que cambies muchas cosas. Nunca me había dado cuenta que no tengo ninguna plaza bien mantenida con juegos infantiles (idealmente desde 0-1 años hacia arriba) donde poder llevar a Emilia. Por lo mismo la posibilidad de lugares así en la comuna es nula y por eso hace que en auto vayamos a otros parques de otras comunas alejadas. Un poco gracias a eso la Emilia disfruta mirando otros niños y jugando en resbalines y columpios, por otro lado aprovechan otros familiares de ver a la pequeña pues les quedan mas cerca de sus casa que nuestra casa.

La gran ventaja de contar con auto es que nos permite movernos a muchas partes… pero que pasaría si falla no solo por un día sino por varios o quizás semanas… el trasladarse con Emilia en transporte publico no es fácil mas aún si es la Coté quien mas lo hace con Emilia. En fin, es algo que nos importa pero no es el punto principal de este escrito.

El embarazo de la Coté fue hermoso, lleno de sueños y de momentos que atesoramos hasta el día de hoy… momentos que se extendieron las pocas veces que recibimos visitas en nuestro hogar y que dejaron huella en aquella etapa. Llegó Emilia, las visitas al hospital y los llamados fueron muchos, la presencia de nuestras madres, padres y suegros fueron importantes y tal como lo ha sido ahora han sido ellos quienes han marcado presencia en el lugar donde mas le agrada estar Emilia: en su casa, nuestra casa.

Hemos recibido muchas invitaciones a casa de familiares y cuando hemos podido hemos ido, a veces postergando otras actividades pues en general es de gente que no vemos muy seguido (que le damos prioridad para que Emilia los conozca) pero a pesar de ello no va mas allá. A pesar de que todos tienen buenas intenciones al invitarnos a veces me pregunto “y si ellos vienen al depto? para que disfruten a la Emilia en su ambiente, donde ella se siente mas cómoda” porque claramente cuando Emilia se incomoda en un lugar desconocido arma la grande pues tiene su carácter

Quizás vivamos lejos para muchos, quizás el departamento no sea acogedor, quizás tengan miedo de dejar los autos estacionados en la calle pensando que se los pueden robar, quizás sea porque nuestra comuna sea La Cisterna o simplemente sea una lata viajar tanto para visitarnos… son preguntar que me hago cada vez que veo a la Coté triste porque se siente sola, porque nadie se da el tiempo de acompañarla teniendo tiempo para ello, evitando los viajes en Micro y Metro con la Emilia, la mochila y otras cosas mas para cubrir sus necesidades, porque yo trabajo de 8 a 5 y solo estoy disponible para pasarla a buscar…

Quizás el Manual de Carreño diga que el dueño(a) de casa es quien deba invitar pero nosotros no pescamos esas cosas, cuando uno tiene ganas de ver a alguien y ve que tiene una situación especial (llámese trasladar una niña de 7 meses mas mochila por las calles de Santiago para llegar a destino) se arma de animo, se pone de acuerdo y va a visitarlo. Ya nos paso con una prima paterna de la Coté que cruzo de Oriente a Poniente, llegando a las 19:30 al depto en la casi oscuridad del invierno tomando Micro y Metro solo para conocer a Emilia. Ella la disfruto mucho y Emilia quedo muy encantada porque la fue a ver, a conocerla, a compartir con ella un par de horas. Esas cosas son las que valoro mas que otros gestos.

En mi grupo de amigos cuando uno esta mal se acompaña en la casa de la persona, aunque se tenga que viajar a otra ciudad en otra región. Si no fuera por mi madre, padre o suegros no vemos a nadie mas en el depto. Pienso que si uno esta interesado en visitar a alguien se llama y se coordina visita, no se espera que “el o la dueña de casa” deba llamar a invitar, poco menos que suplicando que nos vengan a ver… Quizá este mensaje tenga ese tono, para mi y tal como lo es este blog, es mi espacio de desahogo frente a muchas cosas porque tanto la Coté que pasa sola todo el día no es justo que así sea, que la gente aparezca cuando vamos al parque X o Y que esta en el sector oriente o que por ir a otra casa aparezcan todos para “aprovechar el momento y estar con Emilia”.

…y claro esta, en el departamento no solo vive Emilia, también esta la Coté y Yo.

Anuncios

3 pensamientos en “Distancia y soledad

  1. A los unicos que les cambia la vida cuando tienen un hijo son a los padres, el resto sigue con la vida normal. Tener un hijo no es cosa de saturno, y la soledad que se vive criando una guagua es una etapa que todas viven, independiente de la comuna.
    La Emilia es el centro de la vida de ustedes, sus parientes la quieren mucho.. pero esta lejos de tener la importancia que para ustedes tiene.
    Ojala no le transmitas a tu hija esa errada percepcion que tienes.

    • Al ser padre primerizo me doy cuenta que es verdad que uno se obnubila por su hij@ y que te cambia la vida pues ya no es uno lo más importante, hay alguien más que esta por sobre uno. Es algo que tampoco entendía pero con Emilia ya todo es diferente.
      También entendí como hay padres que se obnubilan por sus hij@s y buscan de alguna forma darle lo mejor. Cuando niño siempre iba a casas de primos y tíos y lo pasaba muy bien, tengo hermosos recuerdos de ello y también de las veces que jugábamos en casa en especial en cumpleaños. Yo no busco que Emilia sea el centro del universo para todos, solo quiero que conozca a sus tíos, primos y a quienes de cierta forma les genera un sentimiento especial.
      Yo soy de la filosofía de que, si uno quiere ver a otro se concreta una visita y se va a visitar. Es lo que pienso y no será necesariamente lo que le enseñaré a Emilia porque no soy el único quien la eduque, esta también la Coté que es su madre y otros que tendrán otros puntos de vista y que ella de seguro las puede considerar. En lo personal me gustaría recibir más visitas en casa no solo para que vean a Emilia, también para que estén conmigo y la Coté, es lo que creo y como lo es mi blog es un espacio donde escribo lo que pienso y siento. Por lo anterior no seré quien le transmita esta percepción porque es personal, es mi foto del momento y con el tiempo puede cambiar.

  2. Oh amigo! me sentí hiper identificada! tambien me paso lo mismo…pero lo cierto es que uno a veces creen que a otros les incomoda venir a ver el caos de los ninñños jajajaja a menos que no me den una señal yo invito poco, y aplico lo mismo para hacerme la invitada. Pero tienes razon dentro de todo…la paternidad hace vivir una soledad de quienes no tienen niños, algunos empatizan…otros de plano esperan que la guagua crezca jajaja

    Beshos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s