La paciente de la cama 6

 

– Buenos días, esta el médico de turno?

– Cuénteme

– Quisiera consultar por el estado de la paciente de la cama 6

 

Durante 22 días de lunes a viernes y algunos fines de semana y festivos ingresaba al Hospital Barros Luco a preguntar por el estado de la Sra. Clo, a la que llamo “mi tercera abuela” pues a pesar de no compartir la misma sangre me quiso y la quise tanto como si fuésemos nieto y abuela.

Ella llego a este recinto la noche del 14 de Agosto, cuando mi primo Patricio me llama al celular avisando que ella se sentía mal y que la llevaba al hospital. Yo partí desde Providencia para encontrarnos en la Urgencia de ese establecimiento. Entré para saber de su situación y ya estaba en un box acostada, esperando a que llegara una enfermera con la maquina para hacerle un electro. Estaba intranquila, se quejaba que no respiraba bien y a veces cerraba los ojos. Después del electro esperamos unos minutos hasta que llego rápido un enfermero para corroborar lo que pensábamos: estaba en pleno infarto.

La llevaron a la Sala de Reanimación para que estuviese en cuidado constante (en esa sala siempre hay un enfermero) mientras la examinaban para controlar el infarto. Yo me quede fuera de esa sala esperando novedades mientras afuera de la Urgencia los que llegaban esperaban novedades de mi parte. Estaba solo ya que no admiten mas de 1 persona para acompañar a un paciente grave dentro de la Urgencia y aparte porque soy funcionario del Servicio de Salud Metropolitano Sur, que esta detrás del Barros Luco (identificado con mi credencial).

Sale el enfermero que en primera instancia recibió a la Sra Clo y me comenta que la llevan a la sala de Hemodinámica ya que tiene una arteria tapada. En esa sala le aplicaron un dispositivo que abrió esa arteria para que continuara circulando la sangre. En menos de media hora estaba lista. Un paramedico me indico que la causa de ello fue el exceso de cigarro (de 10 cigarros diarios subió a 20 de una semana a otra)

En medio de la espera recordaba a mi madre y Sergio (su hijo) quienes en ese momento disfrutaban de su viaje en Europa, de su nieto Sebastián que lleva años construyendo su vida en España, de los cuidados que debemos tener a la Sra. Clo cuando salga y que repercutirá en grandes cambios en su familia. Sabía que al día siguiente nos conectaríamos a través de Skype con Europa y que habría que contarles lo que estaba pasando, lo que de seguro repercutirá en su regreso anticipado a Chile (su viaje termina el 6 de septiembre). Dicho y hecho.

El miércoles 15, feriado, fui el único que pudo acompañarla pues seguía en la Sala de Reanimación en Urgencia porque no había disponibilidad de camas en la Coronaria. Durante esa tarde la trasladaron a la Sala de Agudos donde podía ser monitoreada hasta que la puedan trasladar a la Unidad de Cuidados Intensivos Cardiológicos (UCIC). Lo malo que que en cada traslado lo coincidían con los horarios de visitas aparte que ella seguía muy delicada. Ese día estaba consciente, me preguntaba temas de trabajo y yo trataba de que olvidara ese tema y le conversaba de las muestras de cariño y preocupación que recibidos por su estado. Ella asentía y solo quería que ni mi madre y su hijo se enteraran de su estado para que no se preocuparan, cosa que a pesar de decirle que no lo haría pues lo hice.

El jueves la trasladaron a la UCIC en la tarde, tampoco coincidieron los horarios con las visitas y fui quien recibió el primer parte del medico de turno. Ella tuvo un infarto muy fuerte y en ese momento atribuían a su fortaleza el que haya aguantado tanto, mucho mas si en ese momento seguía consciente. En ese momento no se podía hablar de tiempos de recuperación ni de tratamientos, había que evaluarla con mas tiempo pues hacía unos minutos que habia llegado a esa sala. Converse con ella antes de irme, se sentía mucho mejor que los días anteriores y le recalque que estuviese tranquila, que no se preocupara de su familia y de su trabajo de toda la vida: su fabrica de Rodillos y Brochas la que da trabajo a muchos de sus hermanos y parientes; le dije que tuviese animo y que sobre todo haga caso a los doctores para que se recuperara bien.

Esa tarde me entero que mi madre y Sergio viajaban de regreso a Chile con hora de llegada 7:30am ese sábado. Eso me tranquilizo ya que ella y su hijo son quienes les dan tranquilidad en todo, son sus grandes apoyos y en este momento sería un gran golpe energético que los tuviese cerca. El tiempo no me dio la razón, esa tarde fue la última vez que hable con ella y el ultimo día en que estuvo consciente para conversar.

El viernes a primera hora me llaman a la oficina, en 5 minutos estaba en la UCIC entrevistándome con el medico de turno quien me explico que había pasado pésima noche, que tuvo un paro que lograron revertir pero que estaba muy débil, por ello fue conectada a un respirador artificial y por lo mismo estaba completamente sedada. Salí cabizbajo, pensaba en como comentarles la situación a sus hermanos, como se lo tomarían su hijo y su nuera la situación actual, como avisarle a Sebastián que su abuela no se sentía bien… Fuera de eso me vino todo el desgaste de 3 días donde prácticamente fui la ultima persona que vio en todo este proceso desde que se infarto. Solo deje que fueran a visitarla sus hermanos (en media hora de visitas) y que al día siguiente con mi madre y Sergio decidieran cuales serían los pasos a seguir.

El sábado 18 en la madrugada mi hermano los pasó a buscar al aeropuerto, yo los esperaba en el hospital ya con los permisos solicitados para su visita. Entraron y estuvieron con ella un rato, conversaron con el medico de turno y salieron afectados. Sergio llamo a su hijo a España y coordinaron su viaje a Chile, además de organizarse las visitas que tendría de esa tarde en adelante.

Para tranquilidad mía y de mi familia pasaba todas las mañana a la UCIC a preguntar por su estado y como pasó la noche. Las primeras 2 semanas estaba en la cama 10 y después paso a la 6. Con los días conocí a todos los que trabajan allí y apreciaba su gran labor: mantener constantemente monitoreados a cada uno de los 10 pacientes que allí se mantienen. Como es una unidad de cuidados intensivos cuentan con lo mejor disponible para su control y monitoreo, además de contar con especialistas las 24 horas.

Las semanas pasaban entre pequeños avances y grandes retrocesos, ella quedo muy deteriorada al punto de nunca desconectarse del respirador mecánico, un dilema que enfrentaba el equipo medico ya que no contribuía a un avance en su estado. Hasta que una mañana antes de visitarla me llaman para entrevistarme con el medico de turno, para comentarme que paso pésima noche y que sus fuerzas, además de su pulso,  eran mínimos. Para el medico era la señal para que  fuéramos a despedirnos de ella.

Ese día fue eterno, muchos quisieron ir a verla por ultima vez. Por su situación tuvimos permiso para que la fuesen a ver durante todo ese día y así fue. Esa tarde me fui del hospital dejando a mi madre, Sergio, Sebastián y unos cuantos mas para ser de ayuda en el manejo del negocio familiar donde ella era la figura mas importante. De hecho mi mas grande tributo hacia ella es ayudar a conservar su negocio ya que es parte de mi familia.

El jueves 8 de septiembre pasadas las 7:30am me llama mi madre avisando que los habían llamado del hospital y que iban en camino. En el camino me imagine lo que nos quería conversar el doctor… y así fue, ella dejo este mundo a las 4:30 de esa madrugada. El doctor nos pregunto si la queríamos ver antes de los tramites mortuorios, mi madre se negó, Sergio quería verla, mi madre dijo “si va mejor lo acompaño para que se sienta mejor” (con una cara entre susto y resignación) peor salí al paso diciéndole que yo lo acompañaba.

Nunca ha sido mi costumbre ver a personas fallecidas, en los funerales no me acerco a los féretros por respeto a la persona pero esta vez fue distinto. Sergio quería estar por ultima vez con su madre y necesitaba de un apoyo por si su diabetes le juega una mala pasada, aparte que después de verla tantas veces en la sala que no pensé que podría cambiar mucho su fisonomía. Nos acercamos a la cama 6, cubierta por biombos e ingresamos.

Fue muy especial ese momento muy intimo, solo asistí como espectador aunque al mismo tiempo la tomaba el brazo a Sergio. La miraba, la acariciaba, le arreglaba el pelo, miraba entre medio de las sabanas su cuerpo con muchos vendajes pero con mucha tranquilidad. Aparte que el gesto de ella era de descanso, de alivio; vivió una situación vascular tan fuerte que su cuerpo a duras penas logro aguantar pero que con el tiempo fue insostenible. Para el medico ella fue muy fuerte por aguantar tanto tiempo con ese estado… lo que él no sabe que ella falleció el día en que supuestamente su hijo y su nuera volvían a Chile después de unas vacaciones recorriendo Europa.

Muchas veces pensamos que ella aguanto mucho esperando que algo sucediese, que alguien le dijese algo para que estuviese tranquila, incluso que Sergio le dijera que estuviese tranquila y que el se preocuparía de sus hermanas (sus tías) y del negocio familiar… yo me quedo con la sensación de que ella se quiso ir el día en que su hijo y nuera volvían de sus vacaciones. También me quedo con lo conversado esos primeros días entre traslado y salas en el Barros Luco, donde prácticamente fui la ultima persona que ella vio de manera lucida.

Me quedo con lo mejor de ella: su capacidad de ser la mama de todos sus hermanos, una preocupación constante y preocupada de todo lo que pasa a su alrededor, aparte de leer mucho los diarios y ver noticias, su fanatismo por trabajar e ir a la feria cada vez que podía, sus rabietas y sus tratos a chuchada limpia pero con mucho cariño y respeto a quienes la consideraban. La quise harto y ahora mi manera de demostrarlo es seguir con su legado en su fabrica de rodillos y brochas.

Nos vemos pronto, Sra. Clo!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s