Deudas de arrendatarios anteriores: Vivir bajo el terror

En Abril de 2011 volví a mis raíces: regrese al departamento que me vio nacer y crecer. Esta vez no con mi familia sino como proyecto personal junto a María José, mi pareja, para afianzarnos y proyectarnos para el futuro. Un lindo espacio en el 3º piso de un Block lleno de vivencias donde cada rincón guarda un recuerdo de la infancia. Los primeros meses fueron maravillosos, comprando cosas para decorar nuestro espacio y proyectándonos en él ya que tenemos opción para poder comprarlo… pero una tarde recibimos la primera de muchas cartas que nos hacen dudar si conviene o no quedarnos allí.

Una tarde recibimos la primera carta por parte de Banefe informando sobre una deuda impaga a nombre de Margarette la cual debía cancelar esa suma sino sería causal de acciones legales en su contra. La primera pregunta fue: ¿Quien es Margarette? Preguntamos a la dueña del Depto (mi madre) y menciona que fue una arrendataria que tuvo pero que no le había provocado problemas cuando arrendo allí. En ese momento no nos preocupamos mucho.

Ya llegando a fines del 2011 empezaron a llegar avisos, además de Banefe, por parte de Ripley por deudas impagas. Ahí nos empezó a preocupar ya que mi madre no contaba con ningún teléfono de contacto para aclarar la situación y menos nosotros. Preocupado de las cartas llame a Banefe y a Ripley explicando que Margarette no vive actualmente en ese domicilio, que yo estoy viviendo allí y que el Contrato de Arriendo especifica desde cuando estoy viviendo allí. Tanto Banefe como Ripley me solicitaban algún numero de contacto o dirección donde ubicar a la persona para que puedan contactarse directamente con ella.

Como trabajo en el sector salud, consultando en Fonasa por el RUT de Margarette (número que aparece en todas las cartas recibidas, en sobres abiertos sin sellar) apareció una dirección en la comuna de San Ramón. Comentado esto a mi madre me dice que es donde viven sus padres (por el recuerdo que ella tiene). Les entregue esa información a ambas entidades y de allí no volvimos a saber por un tiempo de ellos, a excepción de una visita de gente de Banefe al departamento preguntando por ella.

Durante meses estuvo todo normal hasta que a fines de Julio llegaron dos cartas, una de Banefe y otra de Ripley informando el paso a cobranza judicial por el no pago de deudas.

Consultando a Banefe (quien informo el paso a cobranza judicial) la ejecutiva no me informa si la ubicaron en la otra dirección o si ya estaba en causa judicial (en algún Juzgado) ya que esa información solo se le entrega a la titular de la cuenta. A pesar de explicar muchas veces el no tener ninguna relación con Margarette me comentaba que la única forma de poder proteger mis bienes (ya que el paso siguiente es el embargo) es realizar una Tercería, la cual solo es posible cuando llegue la notificación de orden de embargo.

Le pregunte a un abogado amigo al respecto y me comenta lo siguiente:

  • El tramite de Tercería consta de generar un documento ante Notario donde un abogado o procurador protege tus bienes frente a un embargo.
  • El abogado o procurador se entiende directamente con el juez.
  • Este proceso busca proteger bienes los cuales deben ser respaldados con sus boletas/facturas de compra.
  • Se puede realizar este proceso al momento en que visita un actuario la vivienda para realizar el inventario de los bienes que posee la vivienda. No se puede hacer este tramite antes.

Lamentablemente estos casos se están haciendo muy comunes, tal como se demuestra en la nota realizada en Economía y Negocios de El Mercurio titulada “Las claves para enfrentar el embargo de sus bienes por deudas ajenas“. En este reportaje también considera que bienes no se embargan y algunos tips interesantes.

A pesar de que los pasos están claros, el vacío legal al respecto es grande. El hecho de que las casas comerciales y bancos SOLO verifiquen domicilio cuando abres una cuenta o solicitas un crédito abre la puerta para que lo puedas hacer entregando cualquier dirección (en el que puedas estar al momento de la visita de verificación). Estas instituciones no tienen la obligación legal de verificar el domicilio al momento de efectuar una cobranza, toman como referencia la dirección de registro inicial para realizar todas las acciones necesarias. Este es un gran riesgo al momento de tomar como arriendo una casa o departamento que posea una deuda con un arrendatario anterior, pues esta información no hay forma de poder consultarla a no ser que llames a cada casa comercial o banco para preguntar por cada persona que arrendo esa vivienda anteriormente.

En lo personal no quiero hacer el tramite de Tercería porque implica un gran gasto (en el artículo de Economía y Negocios hay montos aproximados) por ello estoy buscando otras alternativas. Una de ellas (que estamos haciendo en estos días) es ubicar cada empresa de cobranzas que tiene a cargo cada deuda e ir directamente (o vía mail si es posible) a entregar los antecedentes que disponemos de Margarette y con Contrato de Arriendo, Titulo de la Propiedad, cuentas a mi nombre con la dirección del Depto y los papeles que hemos recibido, para demostrar que Margarette no vive allí, que no la conocemos y que la dirección del Depto no sea considerado como el domicilio de Margarette y por ende no seamos victimas del terror de recibir notificaciones de embargo por algo que no hemos hecho.

A pesar de que esto me ha afectado animicamente y en mi desempeño laboral (vivir con la preocupación de que en cualquier momento pueda llegar alguien a notificar que se llevaran tus cosas para pagar la deuda de alguien que no conoces no se lo deseo a nadie) sigo en pie y concentrando todas las energías para que todo esto sea exitoso. Mucho me ha influido María José, mi pareja, pues el departamento es de ambos y queremos construir nuestra vida en él.

Anuncios

4 pensamientos en “Deudas de arrendatarios anteriores: Vivir bajo el terror

  1. Muy bueno tu blog, super claro, espero que haya salido todo bien.

    Espero (y creo que hablo a nombre de muchos), que las leyes o politicas cambien, ya que no es justo que nosotros tengamos que averiguar la direccion y el telefono del deudor.

  2. Hola Francisco!
    Tal como aparece en el escrito fui a cada oficina de cobranza (de Banefe y Ripley) con varios documento y con el dato de la dirección y teléfono de Margarette. Al entregar copia de esos documentos me cercioré de saber quien recibía la información y explicarle la situación.

    Actualmente hace meses que no recibo esas cartas por lo que, espero, sea un tema superado. Un punto clave fue conseguirme una dirección y teléfono de contacto del titular de la cuenta (Margarette) pues al final es eso lo que necesitan ellos para perseguir al deudor.

    Espero que esto te sirva de orientación y puedas solucionar pronto tu problema.

  3. hola, me gustaria saber en que quedó tu situacion con las deudas del arrendatario anterior, te pregunto porque en estos momentos me esta pasando lo mismo y a mi familia nos tiene muy preocupados porque los avisos de cobranza son reiterativos.

    PD: muy bueno tu blog. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s