El fantasma de la Navidad pasada

Hace unos días recibí un mensaje por Facebook que me dejo perplejo, el cual me hizo recordar como estuvo mi vida hace un año atrás.

El año pasado por estas fechas había pasado uno de los momentos mas difíciles de mi vida: enfrentar la despedida (que nunca se hizo de manera física) de mi compañera de departamento. Una mujer a quien todavía siento cariño y respeto pues la confianza y la amistad generada no la podría comparar con nada.


A mediados de noviembre comenzaron los problemas tanto con su pareja que con ella, un celo que nacía de lo mas profundo que finalmente no pude controlar. Por ello no estuvo para mi cumple 29 (una fiesta de disfraces que ella organizo) ni menos para la Navidad. De a poco se llevo sus cosas (mientras estaba en el trabajo) y a mediados de diciembre tuve la sensación de que no volvería mas.

Todo ese periodo fue el mas difícil pues perdí a una gran compañera y, al vivir en un depto con 2 dormitorios, todo se hizo mas grande y fome. Tal como lo confesé en su momento mi cumpleaños 29 fue el mas triste que he vivido.

Después de un año, en que tuve un pequeño encuentro con ella cuando fue a retirar su cama, en que me elimino de toda red social, donde por situaciones puntuales se descargaba por email con palabras de grueso calibre y con la petición de su pareja por teléfono de no tener ningún tipo de contacto con ella, me escribe un mensaje privado por Facebook pidiendo disculpas por todo lo que paso.

Me sorprendió mucho su mensaje, nunca creí que reconociera su error y que, a pesar de todo, conservaba los recuerdos de esta linda amistad, y apelando a eso me pida disculpas… Yo no soy rencoroso, mucho menos capaz de juzgar pues todos cometemos errores (a excepción que involucre una situación grave) y tal como le escribí en mi respuesta, nunca hable mal de ella ni le he faltado el respeto.

Sintetizando mi respuesta le escribí que todo lo que paso se enmarco en ese contexto y que todo había quedado en ese momento, que no siento odio y que también tengo lindos recuerdos de esta amistad. Nada mas, en ningún momento le mencione de aceptar sus disculpas ni de reencuentro. Si ella o su familia tiene ganas de verme saben donde llamar o ubicarme, por mi parte no la buscare pues es ella quien debe poner el esfuerzo por si le interesa retomar la amistad.

Por mi parte soy feliz con la gente que siempre ha estado conmigo y con quienes he conocido este año. De verdad estoy muy agradecido y cada uno lo sabrá de aquí a fin de año.

— Escrito en BlogPress desde Mi iPhone

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s