En las tinieblas inmoviles

Respiro con cierta calma, en el ambiente hay cierta intranquilidad, mezclado con mi adrenalina; realmente no se si todo esta en paz. Me acomodo en mi zanja tratando de estirar mis piernas, en cuclillas es lo mejor pero mis rodillas se quejan después de tanto correr.

Mi respiración es menos agitada, mi corazón vuelve a sus latidos normales, la angustia disminuye y solo atino a cerrar mis ojos. En un leve pestañeo siento que soy un niño que corre a los brazos de su madre cuyo cobijo me protege y me da abrigo. En ese pequeño lapsus de sueño siento que soy un hombre libre, lleno de sueños y deseos, con todo un mundo por conquistar y descubrir…

Un ruido ensordecedor me despierta, la zanja profunda me protege. Siento explosiones que a cada segundo se sienten mas cerca…

Solo atino a tomar mi fusil, aferrarme a la vida y seguir luchando…

— Escrito en BlogPress desde Mi iPhone

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s