Cargando mi propia cruz

Ya es costumbre en mi dejar a lo menos uno de lo días de fin de semana santo para reflexionar sobre mi, darme una mirada mas profunda y especifica sobre mis actitudes, mi relación con los demás y en especial en mi evaluación como vida.

Quizás agarre esta costumbre pues en los colegios en los que estuve la enseñanza básica y media fueron católicos y siempre preparaban jornadas de reflexión preparándonos para la semana santa, fuera de los retiros y otras actividades que hacen durante el año. Ya fue mas fuerte cuando por un año fui misionero y me toco ir a una comunidad en el sur de Chile (X Region) en semana santa a preparar misas, via crucis e invitar a la gente a que participara de estas actividades. Mas fue mi maravilla pues el paisaje donde estábamos era paradisíaco, nunca había visto tanto “verde” en toda mi vida: arboles, prados, cerros… todos teñidos de frondoso verde… una obra de la naturaleza.

Lo bueno de estas fechas es que se da todo el ambiente para reflexionar: la música de las radios es mas relajada, la programación de la TV igual, en las calles se respira tranquilidad y los mas escandalosos se van a otros lados. Tampoco hay que ser demasiado católico para darse un espacio de reflexión, solo hay que animarse a dejarse un día libre, donde te puedas desconectar del mundo y verte en un espejo y decir que ves bien y mal de ti, en que te has equivocado y en que te haz fortalecido.

Yo me deje el sábado como día de reflexión, donde pude ver dentro de mi mis problemas y mis fortalezas, en que estoy bien y en que mal, donde nadie me pueda molestar u opinar de quien y como soy. Como estas cosas me la tomo bien en serio pues me fugue por el día a Valpo y Viña, sin Internet ni contacto con nadie, sin llamar por celular o avisar de que estaba por esas tierras para no llamar la atención… esa es la idea cuando tienes ganas de desaparecer por un rato.

En lo personal no participo en ningún rito de semana santa, solo respeto la pasividad del viernes santo y aprovecho un día para reflexionar sobre mi. Eso creo que es lo mas importante: darse cuenta que cada uno llevamos cargando una cruz en nuestras vidas la cual llevamos nuestras vivencias, nuestras experiencias y todo aquello que nos ha hecho bien y mal, es la cruz que buscamos formas de que pese menos y así tener un vida menos complicada pero a veces ese peso nos hace darnos cuenta que debemos esforzarnos mas para llegar a ese tan ansiado instante donde puedes dejar esa cruz y vivir en paz.

P.D.: Para los curiosos no les diré en que estuve reflexionando, eso solo queda dentro de mi y de quien acompañe durante esa noche pues necesitaba de mi compañía, solo para conversar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s